domingo, 10 de agosto de 2008

FLORES DE UN DIA




















Hoy estan conmigo y las cojo en brazos. Se ríen, juegan, me hacen jugar a mi, me hacen reir con sus tonterías, aprenden muchas cosas al día y de todas se acuerdan luego. Son jovenes, 2.5 y 3.5 años aproximadamente y me dan la vida, aunque también me la quitan.

Llevan varios dias conmigo solamente y son agotadoras, se levantan tempranísimo, luego un lavadito, a verstirse y a peinarse y a hacer algo por ahí, que para eso estamos de vacaciones. Todo esto sin parar de achuchar, de decir 'vamos' miles de veces, de discutir y aclararles todo lo que hacen y de responder a sus preguntas, tan simples para mi y tan complicadas para ellas.

¿A no ne ma mo pa piii?
¿i poq queee?
¿no but ta atiiii?
¿i coq queee?
Et te yi ta non neeta?, ene chelo e de ayi.

Son asi. Pequeñas y dulces. Cansinas, pero amables.

Y pienso en lo que el Buda reflexionó alla hace mas de dos mil años, alrededor del sufrimiento que supone tener sentimientos. De acuerdo, y mas de acuerdo cuando pienso en lo de la imperdurabilidad de todo en la vida, en que nada dura eternamente y que una realidad en un segundo varia y puede llegar a ser muy distinta a la que tenemos en este segundo.

La vista de estas niñas mias mezclada con esto del pensamiento budista, me trae un pensamiento muy 'bosque de bambú', me parecen flores de un día.

El momento de tenerlas delante, tocarlas, besarlas, olerlas, apretarlas, escucharlas, mirarlas en su infantil belleza, su suave piel, sus delicadas caras de muñeca, sus risas, -eterno etcétera- ese momento, desaparece al instante, y cambia.

Ni mejora ni empeora, pero ese segundo se pierde, y aunque luchemos contra esa dolorosa realidad, la de perder a esa princesa, grabándolo en vídeo o en fotos, desaparece la magia que te ennubla la vista pensando la belleza de vida que tienes delante. Tanto sabor en un presente, tanto contenido al que hay que estar atento.

La belleza pasa por delante nuestra tan a menudo que no nos damos ni cuenta, enfrascados en proyectos a corto, medio y largo plazo, cuando el presente, es eso UN PRESENTE/ UN REGALO. (Como le decían al Panda, por cierto)

Flores de un día, mañana Dios sabe qúe serán, si las tendremos o no, si serán bellas, o entrañables.

Hoy, ahora, si lo son.

3 comentarios:

Juancho dijo...

Hola Ivan.
Mi Madre dice que la vida es eso pequeños instantes y Yo le digo que la felicidad es aprovechar esos momentos,saborearlos, flor de un dia somos todos Amigo.
Cuidate y no perdas ese crio que llevas dentro. Vive

ivan uroz dijo...

Mi hermano Juancho. Bueno, la verdad es que no lo eres, pero me gustaría.

Estas loco (con esas olas de 5 metros.....), pero me caes bien, no hay mejor anfitrión, myfrend.

Si señor que no cambie eso de seguir siendo niño por dentro.

Vivamos!!

Anónimo dijo...

Hermosas palabras amigo.Los que somos padres (yo también tengo dos niñas que se harán mujeres en nada) sabemos bien de lo que hablas.
Un abrazo y salud. barlow

Archivo del blog